miércoles, 6 de julio de 2016

12. RECONVERSION AVDA LOBETE SUR



La reconversión de este pequeño polígono industrial de la vieja "ciudad de calles y casas" en un paquete más de la "ciudad de paquetes, y autovías " comienza con la modificación de uso y edificabilidad que se hace en el Plan General de 1992 y con la sucesiva construcción de dos rotondas en lo que ya era una "calle autovía". A fin de "ordenar" dicha reconversión se delimitan dos nuevos "paquetes" en los que se formularan sendos PERIs (Planes Especiales de Reforma Interior), el número 14, que llevará por título Avda de Lobete I y el número 15, que se denominará Avda de Lobete II.


Para no frenar la dinámica inmobiliaria, en el propio Plan General se arbitraba la posibilidad de empezar a reconvertir la zona antes de la redacción y aprobación de dichos PERIs mediante "modificaciones puntuales del Plan" que permitían la segregación de parcelas dentro de los mismos.

Acogiéndose a esa vía, en 1996, Jose Ignacio Rodríguez proyecta para Construcciones MR SA la primera "modificación puntual" que es aprobada y que da lugar a la inmediata construcción de Avda de Lobete 26 38 que puede verse en el epígrafe siguiente.



Por el mismo procedimiento, en 1998, Jose Francisco Martínez Ruiz redacta otra modificación de Plan General para la parcela más oriental del paquete, hasta entonces ocupada por Mermeladas Eva, promovida por Inm Guillem de Bracar 9 SL:



De resulta de la aprobación de dichas modificaciones, la revisión del Plan General de 1999 incrustaba las dos propuestas ya realizadas en el mismo ordenamiento a desarrollar por PERIs:



Como los PERIs no se hacían y la dinámica inmobiliaria no cejaba de presionar en esa zona y en todo el gran polígono de Cascajos, en el mismo año 1999 el Ayuntamiento de Logroño encarga a Raúl Gonzalo y Julián Torres la redacción de unas "Directrices para la redacción de PERIs o modificaciones puntuales del Plan General en suelo urbano, área de Cascajos,, Pedregales y Avda de Lobete" que entregan en mayo del 2000 después de que se les advirtiera con sanciones económicas del retraso en la entrega. Una vez entregado el documento de las "directrices" los arquitectos de Urbanismo no se dieron por satisfechos y pidieron más trabajo y profundización en asuntos relativos al parcelario, culminándose el proceso a finales del 2000. Las presuntas directrices contenían diseños tan concretos como los contenidos en en este plano:


Que por lo que afecta al área de este epígrafe se concreta en esta parte del mismo:



Como los PERIs seguían sin llegar, en el 2003, Carlos Labarga proyecta para Alfa 33 SA una nueva Modificación de Plan General para la segregación de la parcela de muebles LYS, vecina de la ya segregada y edificada Mermeladas Eva que hace uso o se apoya en el diseño de las "Directrices".


Su aprobación es rechazada por falta de acreditación notarial de la propiedad y en el año siguiente, 2004, el arquitecto navarro Jesús Aramendía Pardo vuelve a presentar exactamente la misma propuesta de Labarga pero para una nueva promotora y propietaria, Naferpro SA, que esta vez sí que logra la aprobación municipal:


En el 2005 se repite la operación en el paquete de Avda de Lobete I. José Sáenz de Jubera y Eugenio Torío realizan una una Modificación - Segregación para Residencial Lobete 2005 formada por  Zenón Hernáiz, Inmobiliaria Ortega y Construcciones Azpurgúa SA, que a pesar de apoyarse en las "Directrices" incluyen alguna modificación en el diseño:


Tras la crisis general o pinchazo de la burbuja inmobiliaria, ninguna de las dos modificaciones puntuales del plan realizadas en la primera década del siglo XXI pasa a la fase de edificación pero ambas han sido ya recogidas en la última edición del planeamiento que aún mantiene la propuesta de redacción de los dos PERIs:




La resolución de este intrincado puzzle urbanístico ofrecerá un buen cosido urbano mediante la continuidad de la Calle Baltasar Gracián del Polígono Piqueras con la calle Obispo Rubio Montiel del polígono de Lobete por encima del soterramiento de las vías del ferrocarril ya realizado, mientras que el futuro de la zona occidental en los aledaños del antiguo túnel de la carretera de Villamediana todo parece mucho más incierto y caótico con esas tres torres de Baja + 8 alturas que no saben muy bien a qué geometría quedarse.